Repelentes de mosquitos

Recientemente investigadores chinos han estudiado el efecto y la protección que ofrecen diversos extractos de plantas frecuentes como repelentes para los mosquitos tigre (aedes albopictus). Los ensayos se han realizado inicialmente sobre ratones y los más eficaces se han testado en personas voluntarias.

Entre otros, en los extractos que se han estudiado se encuentran los extractos oleosos de menta piperita, citronela, eucalipto y vainilla. El resultado de todos y cada uno de los extractos se ha comparado con el efecto de los repelentes tradicionales a base de DEET (N,N-dietil-3-metilbenzamidas) que ha sido considerado como meta a batir.

Los ensayos muestran que la protección que ofrecen los extractos no es proporcional a la cantidad empleada, es decir que mayor concentración del extracto no proporciona una protección mejor o más prolongada. En muchos casos incluso, el efecto es contrario y se pierde casi por completo la protección que se había obtenido con proporciones inferiores del extracto.

El resultado de los estudios indica que la mayor protección la proporciona el extracto oleoso de Eucalipto al 15% que protege a los voluntarios por un plazo de 3 horas. Cuando se prepara una mezcla con 15% de extracto oleoso de eucalipto y un 5% de extracto oleoso de vainilla, la protección de los voluntarios a la picadura del mosquito tigre se amplia hasta 5 horas. Sin embargo, estos valores todavía quedan lejos de las 7 horas de protección que proporcionan las DEET aplicadas al 4% de concentración.

Este estudio, a pesar de no mejorar los resultados de protección que ofrecen las DEET, abre la posibilidad, mediante la realización de estudios de campo más exhaustivos, al desarrollo de nuevos productos repelentes naturales que ofrezcan protección para las personas sensibles a las DEET o que no puedan acceder a ellas.

El cobre no impide el desarrollo de los mosquitos

Entre los muchos métodos que se empleaban tradicionalmente en la lucha contra los mosquitos, se utilizaban hilos de cobre como medio para repeler y evitar que las hembras de mosquitos depositaran sus huevos en platillos de tiestos. La creencia popular dice que el empleo de este metal hace que las hembras detecten su presencia y reconozcan el lugar como no apto para el desarrollo de los huevos.

Sin embargo, estudios recientes llevados a cabo en Rimini (Italia) han demostrado que el empleo de hilos de cobre en charcos o recipientes con agua, no impide la puesta de huevos de mosquito y su posterior desarrollo. Este método “casero” utilizado en muchos lugares desde tiempo atrás para la reducción del número de mosquitos, no tiene ninguna utilidad. El estudio desarrollado por investigadores italianos ha demostrado que las hembras de mosquitos depositan de igual forma sus huevos en charcos de agua independientemente de la presencia de metal. Y lo que es más importante que en ambos casos, con o sin cobre, los huevos se desarrollan de forma regular hasta completar el ciclo biológico.